Cuando comenzamos con nuestra práctica de tarot es muy común que tengamos dudas de si lo estamos haciendo bien o mal, si estamos mezclando las cartas de una manera correcta, si la interpretación de las mismas es la adecuada, etc. Sobre todo si llevamos a cabo esta práctica sin el acompañamiento de una mentora o profesora.

El tarot es un arte y un oficio, sostenido por dos pilares: tu creatividad y tu práctica. No es una ciencia exacta, sino que es el arte de adivinar con las cartas, y una tradición cultural, artística y espiritual muy importante.

Para realizar tu práctica personal puedes seguir las formas tradicionales del tarot y empaparte de ese conocimiento práctico. O puedes elegir no hacerlo. Y en este caso, tu lectura no estaría mal ni el resultado sería incorrecto. Es fundamental que te sientas libre para experimentar, ya que es la única vía de mantener viva la evolución.

Desde mi visión personal, me resulta apasionante la historia y tradición del tarot, sobre todo desde el punto de vista artístico y espiritual. Y creo que es importante cuidar esa tradición y entregar ese legado a las generaciones posteriores. Sin embargo, también es esencial que vayas creando tu propio estilo como tarotista, experimentando y siendo creativa.

En mis cursos trato de enseñar el tarot de esta forma: entregando los significados nucleares de cada arcano, sin mezclarlos con otra información ajena al sistema del tarot. A mis alumnos les refuerzo siempre que es necesario que estudien y aprendan bien la tradición del tarot – su origen, estructura y significados específicos de cada arcano -,  para poder tener una base sólida desde la que experimentar y aplicar la creatividad, desarrollando sus interpretaciones y estilo personal y único.

Además de preservar la tradición, valoro mucho la innovación y la libertad de hacer lo que nos encanta y resuena. De dar rienda suelta a nuestra creatividad. Por eso en mi consulta no uso tiradas tradicionales, como la Cruz Celta o la Rueda de la Vida. Utilizo tiradas creadas por mí, sintiéndome libre para leer el tarot en la forma en que a mí me resulta mejor.

Por eso, en mi opinión no hay una forma correcta o incorrecta de leer el tarot. Así como tampoco hay una regla fija para mezclar las cartas. Cada persona tiene su propio estilo, en función de lo que resuena con uno mismo y en lo que se siente libre. Puedes realizar las lecturas basándose en el estudio del tarot y métodos tradicionales, o bien puedes guiarte por la intuición a la hora de poner en práctica los conocimientos que tengas sobre esta herramienta.

Te invito a ver este video donde respondo en detalle esta pregunta, para ayudarte a ganar confianza en tu práctica del tarot.

Francisca Jara