La respuesta que podemos dar a esta pregunta determina el enfoque que le demos a nuestra lectura del Tarot.

Si tratamos de vivir nuestra vida desde la espiritualidad, nos damos cuenta de que nada es lo que parece al cien por cien: ni todo es blanco ni todo negro. Hay una parte de la historia que nosotros no vemos. Y por ello, no podemos juzgar de antemano. 

Nuestros procesos de crecimiento pasan por distintas situaciones en las que nuestro ego puede verse afectado o herido. Estos fases o momentos son los que vemos reflejados en esas cartas del tarot con mala reputación. Son esas cartas que nos hablan de conflictos, de crisis, de finales.

Pero esta percepción puede cambiar si aplicas estas sencillas claves a la hora de interpretar tu lectura del Tarot.

Son tres pautas que te ayudarán a despojarte del miedo y a practicar el Tarot desde una perspectiva espiritual.

  • El Tarot es un reflejo de la vida. 

Por ello podemos encontrar cartas que se identifican con situaciones de la vida real. Y como todo en ella, las cartas tienen una polaridad: un significado positivo y un significado negativo. La vida es cambio constante. Lo más importe en ello es aprender a aceptar e integrarlo en tu día a día.

  • Las crisis son una oportunidad de crecimiento y sanación. 

A las cartas difíciles debemos poner especial atención, puesto que nos van a mostrar algo que necesitamos liberar para seguir nuestra evolución personal. Observa, medita, escucha y agradece el aprendizaje que te están mostrando.

  • Tenemos la posibilidad de transformar los significados negativos de las cartas.

Cuando estas cartas aparecen en nuestra tirada debemos preguntarnos qué nos vienen a mostrar de nuestra vida actual, para qué aparecen en nuestras tiradas, cuál es su misión. De este modo, vamos a vislumbrar la luz que arrojan a nuestra vida. Y este hecho nos ayudará a recuperar la confianza en nosotros mismos para entender el sentido detrás de la dificultad. Puedes transformar esas situaciones difíciles que te muestran esas cartas, pidiendo una carta adicional que responda a «¿cómo puedes transformar tu consciencia en esa situación, para revelar el aprendizaje/bendición escondida?».

Mi consejo es que no juzgues las «cartas malas» del tarot; aprende a usarlas con honestidad, como un ejercicio de humildad hacia ti mismo, hacia tu interior, hacia tus sombras.

Espero que esta nueva visión sobre las cartas del tarot te ayude en tus procesos de sanación y crecimiento.

Te invito a ver este video donde te cuento lo que te compartí en este artículo.

Un abrazo

Francisca Jara.