En la práctica del tarot lo esencial es respetar las reglas del juego, porque eso nos da certeza y seguridad a la hora de interpretar.

Cuando realizamos una tirada, estamos intencionando y definiendo que haremos la lectura según las circunstancias en ese momento. Esto implica que, sea cual sea la tirada que obtengamos (en otras palabras, nos gusten o no las cartas que recibamos), hemos definido que ésas son las cartas que responden nuestra pregunta.

Cuando nos empeñamos en realizar tiradas consecutivas de tarot porque hay una situación difícil que nos preocupa o nos tiene angustiadas, solo empeoramos las cosas. Y como hemos preguntado una y otra vez por lo mismo obteniendo distintas cartas cada vez, generamos además la duda de cuál de todas ellas será la «verdadera tirada». Por esto último no es nunca una buena idea romper las «reglas del jugo» (regla básica de la práctica del tarot: preguntamos una sola vez por la misma situación).

La mejor forma en que una lectura de tarot te puede ayudar es dándote claridad para tomar responsabilidad y mostrarte un camino de acción. Y esto es algo que tenemos que recordar sobre todo cuando recibimos cartas difíciles (cuando recibimos una tirada que nos cuesta procesar). Lo más saludable que puedes hacer en esos casos es meditar sobre las cartas que recibiste y si necesitas apoyo, pedir una carta adicional preguntando qué es lo mejor que puedes hacer para aprender de esa situación. La importancia de la lectura del tarot en dichos momentos es ayudarte con tu proceso de crecimiento.

Teniendo presente todo lo anterior, no hay una regla rígida que indique cuándo es bueno momento para preguntar por lo mismo otra vez. Aunque sí puedes definirlo siguiendo estos criterios:

1. Cuando algo nuevo haya ocurrido por eso cambia los cursos causales y puede traer nueva información a la lectura;

2. Cuando hayamos hecho el trabajo de consciencia, en relación a la situación.

Hay otras versiones que dicen que después de tres semanas puedes preguntar de nuevo por lo mismo, u otras que dan otra medida de tiempo estándar. En mi experiencia creo que el paso del tiempo no es el único factor que genera evolución en las situaciones, por eso es importante ver si los hechos han cambiado o si nosotros hemos evolucionado.

Por eso, mi consejo es que no pienses tanto en la medida del tiempo que pasa entre una lectura y otra. Más bien enfócate en tu trabajo espiritual, en cómo has tomado acción para sanar situaciones y generar nuevas acciones más alineadas con tu crecimiento.

Una vez que apliques la guía que el tarot te entrega y veas que hay cambios generándose, puedes volver a formular estas preguntas al tarot de forma segura. Aunque probablemente ya no lo necesites.

Espero que este artículo te ayude a evolucionar en el aprendizaje de la lectura del tarot con enfoque espiritual.

Un abrazo,

Francisca Jara