Una de las imágenes y cuentos más populares que tenemos de los tarotistas son aquellos que cuentan de quien, sin hacerte ninguna pregunta ni saber tu nombre, supo de tu vida y predijo tu futuro, echando varias cartas sobre la mesa y dándote información como una profecía. Una experiencia extraordinaria, de un tarotista con poderes psíquicos capaz de darte información y predecir situaciones con lujo de detalles.

Sin embargo, ésta no es la única forma de leer el tarot y tampoco es la “mejor”, como una vez leí en un comentario en youtube de quien decía que “los tarotistas de verdad son los que tienen dones de clarividencia”.

Yo no lo creo así.

Creo que lo que hace a un excelente tarotista tiene que ver mucho más con la disposición del corazón y la ética que guía su práctica, que su capacidad de adivinar cosas. Y te diré por qué, sobre todo si quieres mejorar como tarotista y te sientes inseguro porque no tienes dones psíquicos especiales.

Lo primero que me gustaría distinguir, por una parte son las habilidades psíquicas y por otra, el tarot.

Es cierto que es muy común que las personas que tienen habilidades psíquicas especiales lean el tarot en algún punto de sus vidas, pero son cosas diferentes.

Partamos por las habilidades psíquicas. Hay personas que nacen con un talento innato para canalizar, para ver – clarividencia – e incluso, para ser mediums. Estas habilidades pueden desarrollarse con práctica y una buena guía en ese proceso, pero al igual que el talento para tocar el piano, habrá algunos más hábiles que otros.

Estas habilidades psíquicas son expresión de la capacidad de recibir información utilizando nuestra intuición. Hay personas que pueden ver y escuchar, con absoluta claridad, y otras que no. Pero eso no significa que no se tiene intuición, sino que la forma en que se recibe y se expresa la información es diferente y cada uno tiene que descubrir la propia.

Ahora bien, leer el tarot es una cosa diferente. El tarot es un sistema, que tiene una estructura específica y que para aprender a leerlo, es necesario estudiar. Si eres clarividente, ¿puedes leer el tarot sin estudiarlo? Probablemente el tarot te ayudará a canalizar información, pero eso no significa que conocerás y entenderás cómo funciona el sistema, y tampoco quiere decir que estarás leyendo esas cartas como tarot.

Ahora en sentido contrario, si no eres clarividente, ¿puedes leer el tarot? ¡Absolutamente, sí! Y si no eres clarividente y lees el tarot, ¿quiere decir que nunca serás un excelente, verdadero tarotista? ¡No! Eso es una limitación y si es lo que estás temiendo, te invito en este momento a que te liberes de ella. Es verdad que para leer el tarot es necesario aprender a adivinar, pero eso se logra con el estudio, mucha práctica y descubriendo cómo funciona tu intuición. Ser clarividente no es la única forma de hacerlo.

Verás, hay muchísimas formas distintas de leer el tarot y usar nuestra intuición. Me gusta hacer la analogía con una caja de lápices. Hay muchísimas maneras de usar los lápices, ¿cierto?

Ser clarividente y leer el tarot es muy potente, pero eso no quiere decir per se que eres mejor tarotista – aunque sí, aquí la clave está en qué entendemos por “mejor” tarotista -.

Una cosa es ser clarividente y otro es ser un canal positivo para otros, y para eso hay que hacer trabajo interno, de consciencia y una intención pura de querer ayudar a otros.

Hay personas que buscan que otros adivinen su futuro, para sentirse seguros y entiendo que para ellos el mejor tarotista será el que adivine mejor lo que pasará. Pero si tu intención de ayudar a otros va mucho más allá que eso, porque sabes que hay una forma mucho más profunda de hacerlo, entonces no te preocupes si no eres clarividente porque no lo necesitarás.

Si no eres clarividente y quieres ser un excelente tarotista según lo que eso significa para ti, hay muchas formas en que puedes lograrlo.

Es cierto que para leer el tarot tienes que usar tu intuición y eso requiere práctica. Entonces, dedícate a investigar más acerca de cómo funciona la intuición, de reconocer tu cuerpo energético, de mantener un buen trabajo interno y de consciencia, y de practicar mucho para desarrollar tu intuición en tu mejor capacidad.

Así encontrarás la forma de desarrollar tu intuición y leer el tarot, de una forma muy positiva para ti y tus clientes, honrando la expresión particular que tienen tus sentidos psíquicos para recibir la información.

Por eso, este camino como tarotistas requiere que abramos el corazón para ser los mejores tarotistas que podamos ser, en nuestra expresión única e individual, no intentando calzar con estereotipos que nada tienen que ver con el mejor potencial de este poderoso arte que es leer el tarot – y que no es poderoso por lo psíquico, sino por el contacto que permite con el alma -. Una cosa son los medios y otra, la finalidad.

Y no quiero que se malentienda. Algunos de mis tarotistas favoritos sí son clarividentes – no todos, ojo -, pero no son mis favoritos porque sean clarividentes, sino por la tremenda capacidad que tienen de ayudarnos a conectar con nuestra alma. Asimismo, los casos más lamentables que he escuchado de lecturas de tarot que fueron muy negativas, también se trataba de personas clarividentes.

Asi que ya sabes, no te distraigas con esos cuentos ni con tratar de demostrar a otros algo que no eres. Acéptate tal como eres porque hay algo en ti único que nadie más puede aportar como tarotista y confía que así, comprometiéndote desde el corazón a practicar y seguir estudiando y creciendo, desarrollarás con maestría tu mejor versión como tarotista – y te sorprenderás a ti mismo con tu alta capacidad intuitiva – , esa versión que tú eres y eres capaz de ser desde tu alma, y no lo que tú crees que otros esperan de ti.

Y si siempre has querido aprender a leer el tarot, pero no sabes cómo empezar, puedes suscribirte a mi página pinchando aquí y recibirás de regalo mi ebook “Tarot espiritual” con el cual aprenderás todo lo que necesitas para comenzar el arte del tarot.