Mensaje de los ángeles para hoy

8 julio, 2018 Espiritualidad 0 Comments

Todos tenemos un rol igual de valioso que cumplir como servicio en este mundo. A nivel espiritual, todo aporte es muy valioso si es sincero y viene desde un deseo auténtico de ser canal de luz. Por eso hay que tener tanto cuidado en juzgar por las apariencias físicas. Nuestro ego nos hace creer que una visión que tiene un mayor alcance o personas que tienen más sabiduría o poder son más importantes, pero esto no es así. No hay nadie que sea más importante o “mejor” que otros. Y en este sentido es muy importante entender y practicar dos cosas:

– Comprender que somos solo un grano de arena. Es decir, aunque seamos únicos y nuestro aporte muy valioso, no somos tan importantes. Es decir, en nuestra individualidad no somos los salvadores del mundo ni el centro del Universo. No somos imprescindibles, ni tan especiales. Esto es clave para trabajar el orgullo y el sentimiento de superioridad que se disfraza de tantas cosas.

– Luego de esto, ahora ajustada la perspectiva sobre nuestra propia importancia, es crucial entender que, cualquiera sea el tamaño o el impacto de nuestro servicio/aporte, éste es muy valioso. Y por tanto, lo que en el mundo físico parece que tuviera mayor importancia, a nivel espiritual no es así. Por ejemplo, juzgar que el rol de una madre que ama y cuida a sus hijos en el anonimato no es tan importante como el rol que tiene una mujer que dirige una organización internacional, es un error. Ambas, si están realizando el propósito de su alma, están realizando lo más valioso que pueden hacer y ambos actos, son igual de valiosos a nivel espiritual.

Por eso, no permitas que tu ego distorsione la apreciación de tu propósito. Si has venido a compartir con una sola persona y lo haces con todo tu amor, es igual de valioso que si has venido a compartir con millones de personas y lo haces con todo tu amor.

Cambia el mundo el que se cambia a sí mismo para ser un canal de luz, lo que en lo nuclear significa practicar la humildad espiritual, que nos ayuda a mantener la consciencia de que es la Luz la que todo lo hace.

Ahora, este mensaje tiene otra parte, diferente pero igual de importante, que también tiene que ver con la humildad. Y es que la mejor salida para aprender del conflicto que tengas con alguien, es practicar la compasión con esa persona. Eso significa entender que si una persona se comporta de cierta forma, es porque es lo mejor que puede hacer en ese momento. Nunca vemos la película completa ni sabemos cuál es la historia detrás de cada persona. Y sí, puede ser que esa persona se haya equivocado con nosotros, pero ¿quién está libre de error? Nadie. ¿Y quién está libre de juzgar a otro que se equivoca? El que elige conectar con la compasión.

Con amor,

Francisca Jara
Tarotista profesional & coach espiritual

(Foto de “A guide to the guardian angel oracle”, de Chrissie Astell)