Mensaje de los ángeles para hoy

6 junio, 2018 Espiritualidad 0 Comments
En este momento te estás moviendo a tu siguiente etapa, a un siguiente nivel en el que integrarás todo lo que has aprendido hasta ahora, sobre todo este último año. Pero aquí hay un paso que, si bien es parte de tu proceso de transformación inevitable, solo depende de ti que ocurra y es esencial para que puedas moverte. Este paso es el perdón.
El perdón, o la acción de perdonar, actúa como una herramienta corta cadenas. Es una de las acciones más poderosas de recuperación de libertad. Mientra shaya una herida, un dolor, que inconscientemente seguimos atribuyendo a otro, no tendremos verdadera libertad. De la misma forma, mientras continúe habiendo un auto reproche por algo que hicimos o no hicimos, que en la práctica es la CULPA, jamás tendremos verdadera libertad.
El perdón, o la capacidad de perdonar se sostiene en la siguiente toma de consciencia. Cualquiera haya sido la situación en que alguien te hizo daño o tu heriste a alguien con alguna acción, quiero que hagas el ejercicio de mirar ese conflicto con un poco más de distancia. Con esta perspectiva podrás descubrir varias cosas, como por ejemplo:
– lo que aprendiste de esa situación: tal vez aprendiste a poner límites, aprendiste que tenías que decir que no, o que ser más cuidadosa con tus palabras, o que a veces en estas situaciones no hay errores involucrados, sino el paso de tiempo que marchita las cosas, etc.
– que cada uno actuó de la mejor manera que pudo, con el nivel de consciencia que tenía en ese momento. Esto es doloroso de ver, pero muy necesario. Con esto aprendemos que lo que de verdad hace daño es la falta de consciencia. –
– que no sirve de nada la culpa. Ni culpar a otro ni a ti misma, por la falta de consciencia.
– que mientras no perdones y TE PERDONES, no habrás soltado realmente, a nivel emocional y energético, lo que ocurrió.
 
Entonces, si sientes que todavía hay un dolor asociado a eso que no fue, que no resultó, donde tal vez hubo decepción, frustración, pérdida, dale un espacio para procesar esas emociones y tener esta nueva conversación contigo: esa experiencia tuvo un sentido, que aprendieras algo de ti y de los demás, que te ha fortalecido. Enfócate en el aprendizaje y con ello, te será más fácil perdonar.
Te darás cuenta que, al final del día, todos estamos haciendo lo mejor que podemos con nuestras propias dificultades. y si te cuesta perdonarte porque sigues reprochándote que hubo algo que hiciste mal, respira profundo y pide ayuda a tu yo compasivo, y repite conmigo:
 
Tengo derecho a equivocarme
Tengo derecho a no saber
Tengo derecho a aprender
Ni mis errores ni mi pasado me definen.
Yo soy mucho más que mi historia.
Yo soy en este momento presente, lo que yo decido ser.
 
Con este ejercicio de perdonar y perdonarte, entonces te traerás completa – ya no por partes – a tu nueva experiencia, a este nuevo comienzo.
Con amor,
Francisca Jara
Tarotista & coach espiritual
Foto de “The Guardian Angel oracle”, de Ambika Wauters