*Si prefieres escuchar el audio, ve al final de este artículo*

Aquí te compartiré el secreto número uno para mejorar la asertividad de tus lecturas de tarot.

Cuando aprendemos a leer el tarot, nos enfocamos bastante en estudiar las cartas y entender el sistema. Este proceso es imprescindible; si quieres aprender a leer el tarot, es necesario estudiarlo, ya sea por tu cuenta de forma autodidacta o haciendo un curso de tarot. Pero esto no termina ahí, pues aunque el estudio esencial, no es suficiente. La otra parte de la fórmula es la práctica, y esto es lo que hace toda la diferencia.

En el arte de leer el tarot hay un elemento que es clave; este elemento es la pregunta.La pregunta es lo que sostiene la interpretación, es la que guía la respuesta.

En el proceso de aprender a leer el tarot, a muchos nos pasa que corremos hacia la interpretación pues queremos ver los significados en juego, pero en ese apuro no nos damos el tiempo de hacer una buena pregunta o, peor, olvidamos rápidamente lo que habíamos preguntado. Y esto es un desafío que puede confundir mucho las cosas, pues ya sabemos que las cartas pueden ser interpretadas de tantas maneras diferentes.

Hay veces en las cuales no hacemos una pregunta específica, sino solo queremos sacar una carta para ver qué mensaje recibimos. Esos no son los casos a los que me refiero aquí.

En este artículo me refiero a aquellas lecturas en las cuales necesitamos información específica y clara, y usamos el tarot para recibir esa información. Si no utilizamos la pregunta, será muy difícil que demos una respuesta con estas cualidades.

Hagamos el ejercicio juntos

Estos casos se asemejan a la situación en que, por ejemplo, preguntamos a alguien por su dirección, y nos da su número de teléfono. El teléfono me sirve, pero yo necesitaba saber su dirección. Esto mismo ocurre cuando hacemos una pregunta A al tarot y respondemos con información para otro tipo de pregunta B o C.

Hagamos el ejercicio con una pregunta común. Digamos que estoy teniendo dificultades con uno de mis hijos y hago la pregunta “¿qué necesito aprender de esta situación?”. Mezclo las cartas y elijo la carta de la Justicia.

En ese caso, la forma correcta de interpretar esta carta es respondiendo la pregunta:Lo que tengo que aprender en esta situación es mantener un mejor balance y objetividad, al momento de poner límites”.

Si yo no hago la interpretación guiándome por la pregunta, lo más probable es que mi lectura no la responda y no me entregue la información específica que necesito.

Hagamos el ejercicio juntos en detalle: Para esta misma pregunta “¿qué necesito que aprender de esta situación?”, escojo una carta y sale la Justicia. La miro y digo “ah, las cosas van a estar bien porque aprenderé a poner buenos límites”. En este caso, mi interpretación es acerca de cómo van a estar las cosas; es decir, estoy haciendo una proyección de futuro. Pero esa no fue la pregunta, ¿cierto?

Esto es muy común que ocurra, y el problema es que genera dos situaciones confusas: por una parte, no respondemos la pregunta original entonces seguimos sin tener esa información. Si yo te estuviera leyendo el tarot y ocurriera esto, tú me dirías “qué bueno saber que las cosas estarán bien, pero todavía no sé cuál es mi aprendizaje”.

La segunda situación problemática es que, al no responder la pregunta original y enfocar la interpretación hacia que algo “que va a pasar”, estamos negando el poder que tenemos de hacer un aprendizaje y cambio positivo ahora, en el presente, con voluntad y consciencia.

Si solo nos enfocamos en mirar hacia el futuro, la lectura corre el riesgo de transformarse en un placebo que nos deja tranquilos con el que “todo va a estar bien”. Pero si no hacemos los aprendizajes en el presente, el futuro no va a estar bien solo porque sí. Tenemos que aprender a ser los protagonistas de nuestra vida si queremos que las cosas vayan evolucionando de una manera positiva para todos.

Por eso preguntas como “¿qué tengo que aprender?” y “¿qué puedo hacer para transformar esta situación con ese aprendizaje?”, son tan luminosas.

Por eso, la recomendación número 1 es que uses la pregunta para iniciar tu interpretación tal como vimos en el ejemplo, así no perderás nunca el foco y estarás dando respuestas asertivas a tus preguntas y mucha información práctica y valiosa.

Si quieres aprender a leer el tarot con enfoque espiritual, puedes suscribirte a mi página y recibirás de regalo mi ebook “Tarot espiritual” con el cual aprenderás todo lo que necesitas para comenzar tu práctica con el tarot.